sábado, 23 de octubre de 2010

EGREGOR

Le damos el nombre de Egregor a una Fuerza generada por una poderosa corriente espiritual, la cual es alimentada a intervalos regulares, conforme a un ritmo en armonía con la Vida Universal del Cosmos , o a una reunión de Entidades unidas por una característica común.

En el Invisible, fuera de la percepción física del hombre, existen seres artificiales, generados por la devoción, entusiasmo o fanatismo, que llamamos egregores. Estos son los corazones de las corrientes espirituales, buenas o malas. La Iglesia Mística, la Jerusalén Celestial, el Cuerpo de Cristo, y todos los títulos por el estilo, son los calificativos del egregor que da comunión al Catolicismo. La Francmasonería , el Protestantismo, el Islam, y el Budismo tienen egregores. Las grandes ideologías políticas también.

Físicamente integrado a través de la iniciación ritual o a través de la adherencia intelectual a estas corrientes, el afiliado se convierte en una de sus células. El aumenta el poder del egregor a través de las cualidades o facultades que el posee, y en cambio el egregor lo aísla de las fuerzas externas del mundo físico, y con la fuerza colectiva que ha reunido anteriormente aumenta grandemente la débil actividad del hombre que se une. Instintivamente, el lenguaje popular le da el nombre de “circulo” a un egregor, así expresando intuitivamente la idea de un circuito. Entre todas las células constitutivas y el egregor, o sea entre el afiliado y el grupo, una suerte de circulación síquica interna es de este modo establecida.

Esto explica porque los oponentes de un concepto, al estudiar su origen, naturaleza y desarrollo, frecuentemente terminan por abrazarlo, o al menos por casarse con sus teorías , incluso sin su conocimiento. Ellos están conectados a una corriente, la cual, como es mas poderosa que aquellas a las que anteriormente se había asociado, los lleva sin percatarse fuera del camino que ellos imaginaban seguir. Si estuvieran libres de afiliación, esta acción seria solo mas fuerte y brutal.

Esta regla rige para todas las grandes corrientes de ideas: filosóficas, religiosas y políticas.

Pero una corriente espiritual no puede estar viva en el sentido oculto de la palabra, al menos que los rituales la vitalicen. Los Egregores son conceptos vitalizados. Esto explica porque las asociaciones humanas que tienen un carácter ritual ( Religión Católica, Masonería, Martinismo, etc.) pueden esperar generar un egregor, y consecuentemente, permanecer por un largo tiempo.

La destrucción de un egregor solo puede ser alcanzada rápidamente a través de la muerte por fuego de sus miembros vivos, la destrucción de los símbolos que lo concretan o a los que esta unido, así como todos los escritos conectados al mismo (rituales, archivos, etc.).

El egregor será lentamente destruido cuando es abandonado a su suerte, sin rituales, sin corriente espiritual generada a través de reglas ocultas precisas, que podría perpetuar su existencia.

La incineración de sus miembros vivos y los escritos asociados a ellos, solo asegura la destrucción del cuerpo físico y del doble de todos los seres o cosas. Una simple y ordinaria muerte ( sin la destrucción total de la imagen), a la vez que quita la vida material, no es un obstáculo a la vida astral. Por otra parte, una muerte acompañada por derramamiento de sangre lo único que lograra es fortalecer la vitalidad oculta del egregor, por la virtud del misterioso poder de la sangre cuando es liberada en una forma sacrificial.

Esto explica porque las persecuciones paganas en contra del Cristianismo, de hecho solo sirvieron para incrementar su abundancia, de igual manera el hecho de que los heréticos y sus escritos fueran frecuentemente destruidos por fuego nos hace ver que la Iglesia Católica sospechaba los secretos de la vida de los egregores.

Las reacciones de un egregor frente a una célula expulsada son frecuentemente muy peligrosas, aunque siempre manteniendo una misma conducta. Muy frecuentemente este rechazo modificara considerablemente el destino del “excomulgado”, un destino ya modificado una vez en el pasado a través de la afiliación. Cuando se deja un egregor , seria prudente integrarse, aunque solo sea por un momento, con la idea de un poder equivalente pero opuesto.

Tal como las células constitutivas de un egregor son sacadas de la humanidad, en el plano material, otras células constitutivas del egregor son extraídas del mundo de las entidades. Por lo tanto el egregor vive en el plano físico( en el que actúa a través del Hombre) y en el plano superior ( donde actúa a través de las Entidades). Entonces el egregor posee un cuerpo, un doble, un alma.

Esto tiene su equivalente en la triple Iglesia: militante (terrestre), sufriente (astral), y triunfante (celeste).

De suerte que el ritmo de la vida de un egregor es asegurado a través del ritual, uno puede fácilmente entender que la menor perturbación de este ritual trae una idéntica perturbación en el ritmo vital del concepto. Se parece algo a un órgano humano que empieza a funcionar anormalmente.

Una vez establecido y perpetuado a través del uso y del tiempo, un ritual no puede ser modificado sin causar un debilitamiento del egregor. Esto explica porque este secreto es de particular importancia en los rituales de Iniciación.

Tal como los Nombres Divinos, las Palabras de Poder, etc ( digamos , las definiciones rituales consagradas por la costumbre) corrientemente permiten a las formulas, oraciones e invocaciones( también consagradas por el uso) establecer un rapport espiritual entre el Hombre y Dios, así también los nombres secretos y especiales, las palabras y las formulas son usadas para despertar y establecer el egregor.

Si bien la vida pasiva de este “concepto vitalizado” esta asegurada a través de la masa de fieles, su vida activa solo puede ser asegurada por aquellos miembros que son los mas constantes y los mas calificados.

Esto implica que hay , por necesidad, una estructura jerárquica en todas las Asociaciones. La igualdad, si debe haberla , puede ser solamente tenida para el “circulo interno” puesto a cargo del egregor.

Finalmente, las grandes leyes cósmicas y mas particularmente aquellas relativas al tiempo, épocas, duración, deben colaborar con la vida del egregor.

Esto explica porque todas las grandes ceremonias rituales, sean religiosas o filosóficas, se llevan a cabo en los equinoccios y los solsticios, o en fechas correspondientes con las cuatro grandes divisiones anuales , y sus flujos.. Igualmente, la progresión de los Astros se observa, así como su influencia, que puede ser obtenida para una locación ,orientación , etc.

La imagen convencional de un egregor, su representación mental, se iguala a una realidad en el plano astral o mundo hiperfisico inmediato superior. La Republica, Pais, Justicia, Guerra y Hambruna son imágenes de egregores. El Hombre, visualizando estos conceptos, necesariamente los antropomorfiza. En el Plano Divino, donde todo se iguala a una numeración , a un numero divino, es el signo o sello (sigillum), lo que concretiza al egregor.

Tales son , sucesivamente, el Sello de Salomon o Hexagrama, el Pentagrama o Estrella de David, la Cruz Latina, el Triángulo Masónico y los innumerables signos y sellos , que representan Entidades, los cuales nos han sido transmitidos en los libros de Magia y Kabbalah.

Todos los egregores ,por lo tanto, deben poseer un signo , característico de su naturaleza, sus fines, sus medios. Respecto al afiliado, este signo es a la vez una protección, un soporte , y un punto de contacto. Por lo tanto se convierte en un verdadero Pantaculo.

Cuando un egregor ha vivido por mucho tiempo, adquiere una existencia relativamente independiente. Por lo tanto no obedece mas los impulsos, que los maestros de la secta le transmiten a través del intermedio del ritual, no siendo mas un dócil esclavo, frecuentemente se vuelve un fiero tirano. Esto explica porque, muy frecuentemente, un movimiento posteriormente se desvía muy lejos de sus metas originalmente declaradas. Incluso, el egregor puede afectar lo material. El secreto de conquistar un egregor a través de evocarlo era un secreto conocido por los sacerdotes de Roma.

La creación síquica de egregores ha sido largamente descrita en muchos tratados de ocultismo. Las reglas del yoga forman parte de ello. Los “Ejercicios Espirituales de San Ignacio”, un trabajo conocido por todos los discípulos de los Jesuitas, es también parte de este tipo de trabajo.

La vida oculta de los egregores esta asegurada a través de procesos idénticos a aquellos usados por la Magia para vivificar aquellas fuerzas llamadas elementarios. La sangre de víctimas( holocaustos de adoración o expiación), resinas aromáticas, frankincienso, mirra, etc.( la sangre de los vegetales), la visualización de una imagen concreta, corrientes mentales, cadenas de union, etc, forman parte de la preservación y animación ritual de egregores.
La vida material de los egregores es asegurada a través del numero de sus miembros, su disciplina, su unión espiritual, la estricta observancia de vivificar y preservar los rituales.

Igualmente las corrientes de simpatía y antipatía generadas en el mundo profano, son extremadamente dañinas para la vitalizaron de los conceptos, así como para sus acciones. Incluso mas dañinos (con mas razón) son los procesos de acción oculta a través de la Magia Tradicional y la Teurgia, los cuales poderosos medios de combate relativo a los egregores, pues sus poderes están en armonía con los mencionados conceptos. Esto explica porque la profanación y el sacrilegio han sido considerados en todos los tiempos crímenes religiosos.

Expliquemos ahora el rol y el propósito de la “Cadena de Unión” Masónica. Es la Generadora y Animadora del Egregor de la Orden, no tiene otro propósito que aquel de enviar a los “reinos espirituales” cercanos a los sentidos carnales y su acción, corrientes de poder para general un ser metafísico, libre de todo antropomorfismo. Surgiendo de esta asamblea humana, nacido de su voluntad y su substancia ideal, este ser de otro mundo deviene el Dios-guía. La reproducción de los principios regentes de la Francmasonería, y el poder del deseo nacido de la mayoría, se transforma en la autoridad cuando se ha extraído de dicha mayoría. Entonces el “espíritu masónico” se transforma en el verdadero egregor de la Orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

HOLA...TU OPINION NOS INTERESA DEJANOS TU COMENTARIO...