lunes, 8 de marzo de 2010

LA ALQUIMIA MISTERIOSA...

En la historia de la ciencia, la alquimia (del árabe الخيمياء al-khimia) es una antigua práctica protocientífica y una disciplina filosófica que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la medicina, la astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte. La alquimia fue practicada en Mesopotamia, el Antiguo Egipto, Persia, la India y China, en la Antigua Grecia y el Imperio romano, en el Imperio islámico y después en Europa hasta el siglo XIX, en una compleja red de escuelas y sistemas filosóficos que abarca al menos 2.500 años.


La alquimia occidental ha estado siempre estrechamente relacionada con el hermetismo, un sistema filosófico y espiritual que tiene sus raíces en Hermes Trimegisto, una deidad sincrética grecoegipcia y legendario alquimista. Estas dos disciplinas influyeron en el nacimiento del rosacrucismo, un importante movimiento esotérico del siglo XVII. En el transcurso de los comienzos de la época moderna, la alquimia dominante evolucionó en la actual química.

Actualmente es de interés para los historiadores de la ciencia y la filosofía, así como por sus aspectos místicos, esotéricos y artísticos. La alquimia fue una de las principales precursoras de las ciencias modernas, y muchas de las sustancias, herramientas y procesos de la antigua alquimia han servido como pilares fundamentales de las modernas industrias química y metalúrgica.

Aunque la alquimia adopta muchas formas, en la cultura popular es citada con mayor frecuencia en historias, películas, espectáculos y juegos como el proceso usado para transformar plomo (u otros elementos) en oro. Otra forma que adopta la alquimia es la de la búsqueda de la piedra filosofal, con la que lograr la habilidad para transmutar oro o la vida eterna.

En el plano espiritual de la alquimia, los alquimistas debían transmutar su propia alma antes de transmutar los metales. Esto quiere decir que debían purificarse, prepararse mediante la oración y el ayuno.


Obras clásicas de alquimia
Albertus Magnus, Compositum de Compositis ('El compuesto de los compuestos').
“Altus”, Mutus Liber ('El Libro Mudo').
Arnau de Villanova, Semita Semitæ (‘El camino del camino’); Rosarium Philosophorum.
Basilius Valentinus, Carrus Triumphalis Antimonii ('El Carro Triunfal del Antimonio'); Duodecim Claves.
Bernardo de Treviso, El Sueño Verde.
Conversación del rey Calid y del filósofo Morien sobre el magisterio de Hermes.
Donum Dei.
Elias Ashmole, Theatrum Chemicum Brittanicum.
Eugenio Filaleteo, 'El Arte Hermético al Descubierto.
Fulcanelli, El Misterio de las Catedrales; Las Moradas Filosofales; Finis Gloriæ Mundi.
Georges Aurach, El Jardín de las Riquezas.
Hermes Trismegisto, Tabla de esmeralda.
Instrucción de un Padre a su Hijo acerca del Árbol Solar.
Jacques Le Tesson, La Obra del León Verde.
La Clavícula o La Clave Universal (atribuido a Raimundus Lullus).
La Turba de los Filósofos.
Le Crom, Tratado de la Sal de los Filósofos.
Michael Maier, Atalanta Fugiens; Scrutinium Chymicum; Septimana Philosophica; Arcana Arcanissima; Viatorum; Lusus Scrius; Symbola Aureæ; Themis Aurea o De Circulo Physico Cuadrato.
Michael Sendivogius, Carta Filosófica; Novum Lumen Chymicum; Dialogus Mercurii; Tractatus de Sulphure; Ænigma Philosphicum.
Nicholas Flamel, El Libro de las Figuras Jeroglíficas; El Deseo Deseado.
Roberto Valensis, La Gloria del Mundo o La Tabla del Paraíso.
Roger Bacon, Speculum Alchemiæ (‘El espejo de la alquimia’); Alchemia Major; De Ione Viridi; Breviaram de dono Dei; Secretm secretorum; Epístolæ de secretis operibus artis et naturæ ac mullitate magiæ .
Speculum veritatis.
Splendor Solis.
Stolcius von Stolcenberg, Vyridarium Chymicum.
Teofrasto Paracelso, Opera Omnia; De Natura Rerum Libri Novem; Thesaurus Thesaurorum Alchimistorum (‘El tesoro de los tesoros de los alquimistas’).
Theatrum chemicum («Teatro químico»), recopilación de tratados alquimicos del Renacimiento.
Tomás de Aquino, Aurora Consurgens; Tratado de la Piedra Filosofal; Tratado sobre el Arte de la Alquimia.
Tratado del Secreto del Arte Filosófico: La Arqueta del Pequeño Campesino.
Valentín Andreae, Las Bodas Químicas de Christian Rosenkreutz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

HOLA...TU OPINION NOS INTERESA DEJANOS TU COMENTARIO...